SUMLUV presenta su nuevo single ‘Iridio’

En paralelo a una vorágine de contenidos tendencia, capaz de focalizar el feed diario de cualquier magazine musical, existen también propuestas de carácter más outsider que merecen su espacio de visibilidad por méritos propios, que merecen Sumluv.

Así se llama este proyecto afincado en Barcelona formado por la dupla de productores Adrián Cancho y Alberto O. Aguado, que presentan su tercera referencia desde que debutaran con ‘Ascend EP‘ en 2017.

‘Iridio’ es un single auto-editado que presentan junto a un remix de Harvey Touch; un pasaje sonoro donde desarrollan su concepto de electrónica downtempo sofisticada, con un tratamiento exquisito de las atmósferas chill más cálidas y sugerentes.

Nos acercamos a ellos con motivo de este lanzamiento para conocer más sobre su proceso creativo y sus reflexiones sobre el ecosistema musical al que se adhieren.

Apenas un EP de dos cortes y un sencillo lanzados el pasado año preceden a este nuevo single que se presenta junto a un remix a cargo de Harvey Touch. ¿Qué balance hacéis de vuestro inicio como formación y qué motivos os hicieron iniciar el proyecto?

Nosotros nos conocemos desde que teníamos 15 años y de hecho nos juntamos para hacer música. Por entonces hacíamos beats más enfocados al hiphop y con el paso del tiempo vimos que necesitábamos expresar nuestras ideas de una manera diferente.

Fue en 2015 cuando nos mudamos a Barcelona que decidimos dar el cambio y empezar de cero con Sumluv, pensando en crear un proyecto que nos diera opciones a crecer y mostrar lo que hacemos. La electrónica nos ofrece una libertad muy amplia que encaja más con los sonidos e inquietudes que queremos expresar.

Una escucha más o menos detenida por vuestro SoundCloud delata un enfoque hacia el formato live, donde propuestas como la vuestra cobran pleno sentido. ¿Cómo está siendo vuestra adhesión al circuito de festivales, eventos, etc.?

Desde el principio teníamos muy claro que el formato live era algo que sí o sí queríamos llevar a cabo y que además fuese uno de nuestros puntos fuertes.

En el momento en el que nos encontramos, cuesta abrirse huecos en festivales y eventos, además creemos que se apuesta poco por material nacional. También, si la propuesta es nueva y no se tiene unas redes sociales con cierto numero de likes o seguidores, parece que no seas una opción a tener en cuenta.

Es siempre difícil iniciarse en él sin la ayuda de promotores o contactos en el sector. ¿Contáis con algún nombre que os sirva de aval para adentraros en él o es una aventura a pelo?

A pelo totalmente, nuestro único aval es la música que hacemos. De momento nosotros mismos nos encargamos de mandar propuestas y si funciona, perfecto.

“Si la propuesta es nueva y no se tiene unas redes sociales con cierto número de likes o seguidores, parece que no seas una opción a tener en cuenta”

Los medios son otro elemento capital a la hora de poder cosechar un background de méritos que os facilite la entrada al circuito. Googleando no hemos visto ningún post reseñando vuestro trabajo. ¿Consideráis que el tipo de propuesta musical que ofrecéis tiene todavía poco “interés” mediático frente a contenido más asequible y multitudinario?

La música que hacemos está enfocada quizás a un público más concreto y es hacía ahí donde queremos ir. Actualmente, los estilos musicales que dominan el panorama poco tiene que ver con lo que hacemos.

También creemos que la escena electrónica a nivel nacional está en constante evolución y poco a poco sonidos como el nuestro acabarán teniendo cabida. En países como UK, por ejemplo, hay una escena más consolidada y evolucionada, donde hay un abanico más amplio de sonoridades, estilos y sobretodo medios, que ayudan a difundir proyectos fuera de la moda puntera que se lleve en el momento.

¿Están las tendencias masificadas, por underground que puedan parecer, silenciando otras escenas tan ricas y atractivas como pueda ser la vuestra? Y hablando de escenas, ¿os consideráis en alguna o os veis completamente outsiders?

Creemos que se tiende a dar importancia a los mismos artistas y/o géneros, por lo tanto, de esta manera es inevitable que propuestas menos conocidas puedan tener el protagonismo que quizás merecen.

No nos preocupa demasiado estar o formar parte de una escena. Hacemos música para que el público la reciba, y al final ellos mismos nos pondrán donde quieran.

Vuestro concepto del producto sí habla de una propuesta distinguida que se rige por otros parámetros a todos los niveles. El hecho de presentar un single bajo la forma, estética y calidad en que lo hacéis con ‘Iridio’ habla mucho de un detallismo que dista del publicar música con regularidad casi semanal. ¿Es posible facturar un discurso musical tan cuidado como el vuestro a un ritmo más rápido o es necesario ese proceso creativo más lento y dilatado para conseguir los resultados que podemos escuchar?

Trabajamos cada día buscando siempre la máxima calidad posible. Somos muy exigentes con nosotros mismos y al final siempre mostramos algo de lo que realmente estamos convencidos. Preferimos dar prioridad a lanzar un producto que esté bien cerrado en todos los aspectos, a tener más cantidad.

Todo esto hace que el proceso se ralentice, pero al final siempre depende de las posibilidades de cada uno y de como gestione o quiera llevar a cabo su proyecto.

En apariencia, respondéis a ese perfil de productor más tecnificado y fetichista; aquél que gusta de utilizar todo tipo de hardware y donde el ordenador es simplemente una herramienta más, pero no la capital. En un momento donde se habla mucho y bien de los bedroom producers o donde proliferan beatmakers de ratón, nos gustaría conocer vuestra lectura de la situación.

Desde que empezamos en esto siempre nos ha gustado trastear con equipo hardware, es un workflow que nos gusta, tiene una magia especial y nos da comodidad tanto práctica como sonora, pero también creemos que lo que realmente importa es el resultado y no él con que se realiza.

Al final se puede hacer todo de maneras diferentes e igual de respetables, luego está el friquismo de cada uno y como lo lleve.

“Siempre nos ha gustado trastear con equipo hardware, es un workflow que nos gusta, tiene una magia especial y nos da comodidad tanto práctica como sonora”

Centrándonos en ‘Iridio’, Wikipedia dice esto sobre él: metal sólido de color blanco, frágil, muy duro y químicamente inerte, que en la naturaleza se encuentra en sedimentos aluviales aleado con platino y con osmio. ¿Cuál de esas propiedades os hizo titular así este single o es puramente por su sonoridad?

El nombre de Iridio proviene del mineral más pesado que existe. Durante el proceso creativo del tema, pasamos por un momento complicado y por distintos motivos sentíamos la necesidad de “quitarnos un peso de encima”. De la manera que podemos hacerlo y sentirnos ligeros es creando, nos liberamos de tensiones y preocupaciones de nuestro día a día. De ahí a que Iridio encajase bien con la la idea y situación.

Incluís un remix a cargo de Harvey Touch, también de Barcelona y con una trayectoria algo más consolidada que la vuestra (de momento). ¿Por qué habéis decidido contar con él?

Coincidimos en un bolo y desde el primer momento tuvimos buen feeling. Su música nos pareció muy interesante desde el principio, más tarde descubrimos que éramos vecinos y juntándonos una tarde decidimos sacar esto juntos. Ha sido muy fácil y rápido trabajar con él.

No queremos dejar de preguntar por el tema gráfico, un aspecto tan necesario para destacar, comunicar ideas y enriquecer el producto estrictamente musical. ¿Cómo lo gestionáis? ¿Contáis siempre con el/la mismo/a diseñador/a o vais cambiando a cada proyecto?

Para este proyecto hemos trabajado con la diseñadora Beatrice Fiumi. Se ha encargado de plasmar la idea conceptual de la dualidad entre pesado y ligero dándole formas e imágenes. Con la portada de Iridio creemos que ha recreado perfectamente la idea. También en los lives, ella ha diseñado los visuales que nos acompañan durante el directo en esta etapa.