Soto Asa, año 3000

Pocos artistas despiertan la admiración y el respeto del que goza Soto Asa, que con su mediatización esquiva y sus contadas apariciones contribuye a reforzar ese aura de clandestinidad que inevitablemente lleva adherido.

El tibetano publicaba fechas atrás un nuevo lanzamiento desde La Vendicion. ‘Bruce Lean Mixtape‘ desarrollaba ese concepto marronero y autoritario donde tan bien se desenvuelve, en un discurso cargado de jerga y códigos crípticos que pone en el foco las posturas, la ropa deportiva y el calibre del fulete, dejando también espacio para el roneo y el party.

Ahora, un mes después de esa mixtape, el de Ceuta regresa publicando un nuevo single inédito. Shaolin incide en ese imaginario oscuro y noctámbulo, relatando fotografías del underground con ese inconfundible slang sigiloso e hipnótico.