Kropki,
el universo marchito del wave

KROPKI

Artista 3D
Diseñador gráfico
(Bilbao)

Instagram
Tumblr
Facebook

Me pasaba las tardes viendo Tumblr, empapándome de todo aquello, y flipaba con las imágenes en pixel art.

withered es, incluso antes de haber publicado su primer trabajo, uno de los colectivos nacionales con mayor proyección fuera de España, como así lo evidencian el lanzamiento de «Init 1» de Margari’s Kid por el sello británico Cosmic Bridge o la reciente entrevista que les hacían como colectivo en Liquid Ritual.

Más allá de la obvia calidad musical que ofrecen, su concepto de producto es siempre sobresaliente en el aspecto artístico, cuidando al máximo los detalles de los adelantos que han venido soltando hasta la fecha. Por propia definición, el colectivo se extiende más allá de lo estrictamente musical, complementando el trabajo de los mejores exponentes del wave patrio con la dialéctica visual marchita de kropki.

Las siguientes líneas recogen una interesante charla con Pawel Kusmierz, la persona que hay detrás de una de las firmas más reconocibles del país en lo que respecta al diseño 3D, área donde ha acabado por explotar gracias a su aportación para el colectivo, y el responsable de una identidad corporativa que en apenas unos meses ha conseguido definir y enriquecer al colectivo.

Él es clave en ese concepto transversal del producto ofrecido y a menudo el gran olvidado del colectivo. Kropki nos ayuda a entender, desde su rol, cómo surge el proyecto, cómo fueron sus inicios en el diseño gráfico, la inquietud que siempre le ha despertado la serigrafía o su obsesión por los coches japoneses.

 

Cuando vemos una nota de withered el trabajo de Kropki apenas merece unas palabras.

Sí, de hecho nuestra idea dentro del colectivo era unir la parte visual con la música. Además, los productores siempre están con el pique porque cuando producen para alguien se van un poco para atrás. Los diseñadores igual; se quedan ahí detrás del todo.

Lo que hicimos fue unirnos para reivindicar la producción musical y el arte en general, junto con el diseño, que sea inseparable. De hecho, a nosotros, siempre que se nos ha hecho una entrevista hemos dicho que se iguale la importancia de Kropki con los productores. Por eso en el EP que estamos sacando hemos querido que se de mucha fuerza a lo visual.

Hablando del EP, ¿puede que se esté retrasando por darle tanta importancia a ‘lo visual’? Mandar esos renders por WeTransfer no debe ser ágil.

Lo que es la parte musical está lista y la parte visual también. En general todos los temas están cerrados. Estamos esperando a lanzar el último tema y el merchandising, que es en lo que estamos trabajando ahora mismo.

El tema del merchandising lo llevo yo, lo hago a mano. En un pueblo tengo un taller de serigrafía y queremos sacar camisetas y queremos darle un empaquetado bonito que marque la diferencia.



¿Cómo se presenta la oportunidad de convertirte en el encargado de la identidad visual del proyecto?

Yo conocía hace tiempo a wax.dee de haber hecho algún artwork para ‘Glitch’, con DL Blando, hace bastantes años. En general los conozco a todos por su música, pero no tenía contacto con ellos más que con wax.dee. Un día me comentó que estaban a punto de lanzar un colectivo que sería todo melódico, todo musical, sin vocales.

Querían darle un toque serio; la música que producen es algo a lo que la gente en España no está acostumbrada, no le llega todavía. En UK o en USA, o en Polonia o Rusia, lo que es el wave o el witch house, que son las etiquetas que se podrían poner dentro de withered, está muy avanzado y se fabrican unos productos increíbles: artworks, videoclips y demás, y ellos querían un poquito eso. A mi, como me flipaba lo que hacían, sinceramente, y como llevaba mucho tiempo escuchando ese tipo de música en Soundcloud pues qué maravilla.

Justo que os estaba escuchando y encajamos a la primera. Primero me pidieron hacer un artwork y la portada para Facebook, Soundcloud y demás y les moló. Desde entonces hemos ido todos encaminados al rollo muy muy oscuro, muy visceral, muy lúgubre lo llamamos nosotros. Ha sido una retroalimentación mutua: música-diseño, diseño-música.

En UK sobre todo, el wave está muy avanzado y se fabrican unos productos increíbles: artworks, videoclips y diseño. En withered querían un poquito eso.




De alguna manera detectamos que tu trabajo funciona como pista vocal, creando un mensaje que interpretamos a través de imágenes.

Eso es. Eso es cierto. En algunos clips, a la hora de hacerlo, yo sí me imagino una película.

Hay un clip que hay un personaje subiendo al cielo, recubierto de oro, y de repente hay unos brazos que lo intentan coger. Yo veo una metáfora del ascenso al cielo o al infierno y él consigue escapar, pero no espero que la gente lo entienda así, aunque entiendo que le busquen sentido.

Lo que sí quiero transmitir en lo visual es lo más fácil, lo más lógico, lo que a la gente le tiene que interesar: que la imagen transmita un rollo oscuro sin rebuscar el sentido. Lo consigues con los colores y con la atmósfera en general.

Comentabas que tienes tu propio taller de serigrafía. 

Sí, sí, como un hobbie. Eso lo toqué de chaval, hace muchísimos años, cuando me molaba el rollo punk e íbamos a un taller de serigrafía a hacer nuestras movidas, y me ha quedado ahí el gustillo y hace poco nos pillamos un pulpo de serigrafía, un tallercito pequeño y lo estamos estrenando haciendo merchandising de withered.

Existe un estilo reconocible al margen de que estemos hablando de un videoclip para Recycled J o un flyer para un evento de Trill. Sin saber que lleva tu firma se sabe que es tuyo. ¿La gente te contacta buscando ‘ese rollo’ o es que no hay otro rollo para ofrecer?

Yo he trabajado para Dellafuente o Recycled y nunca me han puesto exigencias. Me dan mano libre y aunque nunca me lo han dicho abiertamente, supongo que quieren el rollo que tengo. Hay miles de artistas que no tienen porqué ser de aquí y peña que haga 3d hay un montón. Siempre que me han contactado me han dicho: ‘me mola el rollo que haces, a ver si me puedes hacer esto’, me establecen unas pautas. Nunca he tenido el problema de que me digan: ‘a ver si le das otro rollo’. Sí veo que la gente viene un poco buscando eso que ofrezco.


Más allá del colectivo, nada más concretar la entrevista, lo primero que hicimos fue googlear ‘kropki’, punto en polaco. ¿Es simple sonoridad o tiene su background?

Hace años, cuando empecé con el tema del diseño, que no era el 3D, empecé con el tema del pixel art haciendo ilustraciones en pixel, en 8bits. Lo último en lo que quería perder el tiempo era pensar el nombre de mi trabajo. Una tarde quería abrirme una página de Facebook, empecé a darle vueltas, no me salía nada y empecé a pensar en polaco y me llegó lo de ‘punto’, que es la parte más básica del diseño, dentro de las composiciones plásticas un pixel es un punto. Kropki significa ‘puntos’ en polaco y me suena mejor.


Es una definición de punto muy académica. ¿Has estudiado algo relacionado con la imagen?

No te creas, me hubiese gustado. Estudié impresión y al final si estás ahí el diseño sí lo tocas. Todo lo de diseño que sé ha sido autodidacta 100%, mis horas de estudio en casa, delante del ordenador.Yo me metí en el diseño por la movida vapowave. Me pasaba las tardes viendo Tumblr, empapándome de todo aquello y flipaba con las imágenes en pixel art. Yo sin saber que eran profesionales que lo hacían para videojuegos en los años noventa. Pensaba que era peña en casa, diseñadores y me obsesioné tanto con ello que lo empecé a hacer y me empezó a salir igual que lo hacían ellos. Yo sin saber que era peña que curraba de eso.

¿Sería muy difícil ver a un Kropki más colorista en el futuro?

A ver, siempre hablamos de withered pero es que … nosotros tenemos una forma de vivir, estamos marchitos 100%. Ahora mismo no me saldría. Yo cuando empecé diseño 3d sí veía que era un poco la moda, el rollo colorido y tal, pero personalmente estoy en otra cosa. Podría volver a hacer pixel art.



Otra de tus inspiraciones son los coches japoneses antiguos. Vemos en Facebook reacciones tuyas a posts relacionados con este tema.

Eso es otra de mis obsesiones. Una es el diseño y la otra es la cultura de los coches japoneses. Me flipa. Yo siempre que dibujaba en pixel art intentaba meterle eso de los japoneses: dibujaba pueblos japoneses o movidas así características. De hecho Jayeem va a sacar un tema suyo y estamos haciendo los visuales en 3d con coches japoneses. Al tío también le flipan mucho los coches japos y nos entendemos a la perfección; ha metido unos samples de un coche corriendo y demás. Va a quedar guapo.