HUIAS nos da las claves de ‘Father’ antes de su live

HUIAS

FATHER

TRACK BY TRACK

FB · TW · SC

“Cuando hacemos temas, normalmente no miramos que tengan una temática clara ni que sigan una línea común. Salen de una forma visceral y sin filtro.”

HUIAS es uno de esos proyectos que corrobora el enfoque cada vez más global y exportable de la música realizada en España, donde la cultura del producto musical ha experimentado un notable avance en la última década.

Con el formato físico como soporte, el cassette en el caso concreto de ‘Father’, su última referencia, el objetivo es comunicar el esfuerzo y la dedicación del trabajo propiamente musical también desde el lenguaje gráfico y visual, atendiendo así las nuevas formas de consumo y actualizando la oferta a la demanda actual de un oyente que se enfrenta a infinidad de estímulos, y que agradece precisamente experiencias que trasciendan más allá de darle al play y escuchar.

Por tanto, además de una sonoridad exquisita y sugerente que podemos identificar con la tradición UK pop más vanguardista y underground, el grupo formado por María y Santa expone en este proyecto un grado de madurez mayor al del resto de referencias, contando con el apoyo de Mirror Maze Music para el lanzamiento y de Neon Garden para el apartado artístico.

A escasas horas de la presentación en directo de ‘Father’ en The Bass Valley y acto seguido en la sala gijonesa Lanna Club, nos acercamos al proyecto a través de sus creadores, que nos desvelan algunas de las claves que hay detrás de cada una de las 11 pistas que dan forma a este largo conceptual, sofisticado y diferencial.

“Al reunir los temas que más tarde se englobarían en ‘Father’, nos dimos cuenta de que, aunque todos ellos estaban compuestos en meses incluso años distintos, tenían un denominador común: la figura del padre como tema principal. Y en realidad esto fue bastante curioso porque te das cuenta de que “Father” es una especie de terapia, que agrupa todas la emociones que puedes llegar a sentir ante una misma problemática.”

Hidden dance es una intro, que por contradecirme un poco, no trata sobre ningún padre. Pero sí que trata una condición que sí que le caracteriza y es la soledad. Hace unos años fuimos a Japón y nos llamó la atención lo sola que estaba la gente. Hasta tal punto que iba a bailar a los clubs en solitario. Nos pareció que la soledad es un gran mal, que en nuestra sociedad no llega a ese grado, pero que está muy presente.

Insane game refleja un poco lo que dice el título. Refleja esa sensación de mirar por alguien cercano y no ser correspondido de la misma manera. Intentas mantener una relación pero eres consciente de que es una carga.

Bright cry es la revelación del tema principal del disco. Habla de una figura paterna un tanto desafortunada y egoísta. De cómo se intenta mantener una relación y cómo los años ponen a cada uno en su lugar.

I’m going es una canción que rompe con ese dúo padre e hijo. Describe ese momento en el que no sabes por dónde vas a tirar pero necesitas que se produzca ese cambio.

Sunny sigue con la oscuridad, con la necesidad de cambio. Refleja ese tiempo de reflexión.

Jazzmal es un interludio, una pequeña anécdota para desconectar de tanto tinte oscuro. De adolescente me contaron que en un pequeño pueblo pesquero de Asturias, en pleno apogeo de la droga, durante la noche apagaban todas las luces de la calle para que entraran barcos con material y todo el pueblo lo sabía, desde los más niños a los más ancianos. Pues este tema cuenta exactamente esto.

Future dream habla de convencimiento. Sabes que necesitas un cambio, que necesitas romper con unos lazos muy potentes. Habla de ese momento en el que le dices a esa persona que no puedes seguir así y que tiene que dejarte avanzar.

Fight trata el egoísmo de las personas, cómo todos miran para su ombligo. También demuestra algo de esperanza, rodearte de gente que te haga sentir bien y valorarlo es muy necesario.

De avance habla Grind. Las relaciones necesitan de una constancia pero a veces da la sensación de que el amor es más fácil de mantener cuando menos tiempo le dediques. El amor “por costumbre” es un concepto muy de nuestros padres. Cuando empleas tiempo en cuidar algo y no sale bien, hay que seguir, no hay más.

I’m going es una canción que rompe con ese dúo padre e hijo. Describe ese momento en el que no sabes por dónde vas a tirar pero necesitas que se produzca ese cambio.

SinTi es la charla. La conversación necesaria para dejar todos los problemas a un lado y seguir. Los padres no los escogemos, son nuestra sangre, pero a veces tenemos que mirar por nosotros mismos y elegir nuestro futuro.

On my hands es una ventana abierta. Decir que con ‘Father’ las cosas son así pero cambiarán porque la vida sigue.”